Cancer Coach

Qué es el COACHING

Imagen Autor
EL PROCESO CREATIVO
Aportar desde la pasión y el amor por la vida lo mejor de uno mismo y la expresión de su Ser.

Fecha: 15/06/2021

Imagen
DOMINAR LA TÉCNICA PRIMERO, ANTES DE PASAR LA IDEA A LA FORMA.
Cuando David me contactó para explicarme su propuesta e interesarse en mis motivaciones a la hora de llevar a cabo mis obras me entraron un montón de dudas, sobre todo acerca de cómo poder explicarlo. ¿Cómo explico yo qué acontece en mí cuando creo? ¡Si no lo tengo claro ni yo!
Lo primero que se me ocurre para tratar de contar cómo se lleva a la práctica una idea, antes aún de preguntarme de dónde surge esa idea (en esencia, un “proceso creativo”), es explicar que debe primero existir un dominio de una técnica o lenguaje con el qué, como vehículo, nos permita llegar a la culminación tangible de esa idea.

Creo, por tanto, que es esencial para mí, un dominio total del oficio que me permita transmitir mi idea al objeto. El proceso de crear es, pues, poner una idea en la forma, y el creador lo único que hace es transformar algo que lleva dentro (IDEA) en una forma que se identifica fuera (OBJETO).

ESCULTOR DE FORMACIÓN Y DE RAZA:
Me dedico a la ESCULTURA, principalmente, a la escultura en hierro.

Para ello me formé desde la juventud, tanto en el taller de mi abuelo y mi padre, también escultores ligados a la transformación metálica -y también con una formación profesional durante tres años-, donde aprendí los oficios de soldador y caldedero, en una academia/taller profesional, que compaginaba con seguir aprendiendo el oficio, en casa, con mis maestros.

Creo que es importante tener en cuenta esto a la hora de explicar “mi proceso creativo”, ya que es dónde puede radicar la originalidad o diferenciación del de otras personas. Aunque es quizás en lo común de los creadores, donde podría establecerse la definición del proceso del crear, que puede después expresarse en infinitas y creativas formas, según las motivaciones y sensibilidades de cada creador.
 

 
CONOCER LOS LÍMITES DEL MATERIAL, ¿EFICIENCIA CREATIVA?:
Es esencial conocer los límites del material con el que vas a transmitir tu idea, pues has de conocer qué puedes hacer y qué no para acometer cualquier empresa. No es lo mismo la pintura, la música, la fotografía, o las palabras con las que vas a expresar una idea o concepto.

Bien es cierto que, en ocasiones, el conocimiento de otros, al serte transmitido, te puede cerrar puertas que pueden estar abiertas, y cuando asumimos que existe como una realidad una posibilidad aún no explorada, podemos perder la oportunidad de expresarla en la forma, que nunca nadie la llevó a cabo… hasta que existe un cambio de paradigma.

¿El conocimiento nos limita o nos hace más libres? Cuestionar los límites impuestos, a veces, te hace sacar algo de ti que no se hacía porque “no se podía” (=conocimiento), hasta que alguien lo lleva a cabo porque “no sabía que no se podía”, y jugó a crearlo en la realidad. Véase ejemplos como llevar un ordenador en el móvil… y todos lo hacemos a diario.

CREACIÓN POR ENCARGO LIMITADA VS CREACIÓN LIBRE SIN REQUISITOS:
¿De dónde surge la idea, qué te lleva a querer crear un objeto, a querer plasmar un concepto?

En mi trabajo hay dos principales vertientes, muy definidas: el trabajo por encargo y el trabajo libre.
  • Crear por encargoEl “encargo” viene de un tercero, quien te da unas líneas y directrices de la idea a desarrollar. La idea original no es mía, pero en el compartir lo que quiere el otro que yo haga podemos crear una escultura en hierro que tanto transmita la idea que el cliente desea, como respetar y manifestar mi particular manera de expresar esa idea.
Esta, a priori, podría parecer la más cómoda de las opciones, ya que la idea fundamental, viene dada. Y muchas veces, es así, te dan la idea y todo fluye. Pero otras veces, también, supone un problema añadido si tu concepción no concuerda totalmente con la idea predeterminada del “cliente”.
Tiene, por tanto, el inconveniente de no llegar a entender o captar la sensibilidad del encargo. Afortunadamente, en mi caso, son anecdóticos los casos en los que no se llega a satisfacer totalmente al cliente.

Precisamente este caso, el encargo, cuando es reconocido y agradecido por el demandante, es una fuente de placer inmenso para el autor de la obra. Cuando el cliente se siente recompensado con mi creación, y la forma de la escultura refleja lo que realmente deseaba, el grado de satisfacción es muy alto y lo percibo en cómo agradece la obra.
  • Creación propia y libre:
La creación propia es donde entra en juego realmente eso que llamamos propiamente el proceso creativo. Supone permitir sacar mi genio creativo por donde desee fluir, ya que no le pongo condicionamientos, requisitos ni límites.

Surge, para mí, en la observación. Tener interés por casi todo es mi método.

Principalmente es eso: vivir y ver para poder contar.

Aplicar la luz de mi atención a mi propio proceso de vida y declararme abierto y disponible a que cualquier idea entre en mí para luego desarrollarla en el taller. Mi musa es la vida, o mi particular manera de vivirla. De cualquier vivencia, conversación, lectura, música, película o arte que veo, puede surgir la chispa que me lleve y me motive a crear un objeto.

La naturaleza intrínseca del arte es sentir esa necesidad de plasmar lo que nos rodea, de interpretarlo, de contarlo con nuestras palabras.

Es una sensación de “necesidad” que te llega con una llamativa autoridad: sientes realmente que necesitas poner eso en la vida, crearlo en la realidad, aún cuando para ti es algo ya vivo, ya existente, pero me necesita para alcanzar una forma perceptible para otros.

Se dice de los compositores que ellos escuchan antes la melodía en sus mentes o en su corazón, y luego lo llevan a una partitura para que otros puedan escucharlo también, para que pueda tocarse por cualquier “lector” profesional de ese representar la música (la partitura) y así que todos puedan disfrutar lo que su mente ha canalizado del país de la imaginación, de la creación, de la intuición, del arte.
 

EL ARTE, FIGURATIVO O NO, TRANSMITE UN MENSAJE:
Así surge todo el arte figurativo, eso que nos mueve a interpretar personalmente nuestro entorno. Pero podríamos hacerlo fácilmente extensivo a todo arte en general, incluido el no figurativo, el que no se manifiesta en la forma, el que podemos percibirlo de cualquier otra manera. ¿O es que no nos llega bien el arte de que nos den un buen masaje? ¿o un buen plato? ¿o un buen perfume?

Otra parte importante de mi trabajo es la abstracción, la creación de formas, bien desde geometría más pura, a dejar salir esas formas que nacen de una manera más onírica o casi, desde el inconsciente. Se dice que las motivaciones más profundas vienen del inconsciente, de lo que tienes que llegar a expresar, pero no sabes cuál es su camino prefijado.

Estar en armonía con todo lo que “es tu función” llevar a cabo es una buena manera de no vivir la vida con lastres, y fluir día a día creando en cada oportunidad una nueva manera de disfrutar nuestra existencia, apreciar lo que nos gusta y vivir con lo que no sin conflictos, aceptando lo que es porque es real, y dejando de ficcionar que debería ocurrir de otra manera; como nos dice nuestra mente.

Con el arte abstracto dejo fluir las formas casi desde el inconsciente, en las que trabajo sin ningún boceto previo al que ceñirme ni comprometerme, en las que dejo que el material sea parte de ese proceso creativo. Estas son sin duda, las obras más satisfactorias, pues despliego mi creatividad en toda su expresión, pues no tengo cortapisas ni requisitos a los que adecuar lo que mi corazón desea expresar.

Aquí es donde aún es menos controlable el enfoque creativo por mi mente. Es donde la mente acaba por ser solo un instrumento para poner en la forma algo que no es de la forma: expresar en una escultura algo que es una idea, una idea que yo mismo he de dar a luz, para así poder crear lo nuevo, como cada día es en una vida: una nueva manera de enfocar nuestra existencia, donde podemos volver a elegir poner lo mejor de nosotros. Qué elijamos es nuestra decisión, incluso cuando ni tan siquiera sabemos qué estamos eligiendo, y siempre somos creadores.

Aunque también son en las que pongo las más altas expectativas, y algunas veces las más frustrantes obras que acaban en los rincones más oscuros del taller, esperando que algún día vuelva la inspiración para llevarlas a un fin que supere mis aspiraciones. En esas obras es donde más crezco, donde más me observo como un censor en una dictadura, donde más me encuentro cuestionándome, y renovando mi amor y pasión por la escultura como medio de expresión de lo que llevo dentro.

LA ALTERACIÓN DE LA SENSACIÓN TEMPORAL EN EL ESTADO DE FLUJO:
Cuando estoy especialmente inspirado es muy frecuente que pierda o se altere la sensación del tiempo. Puedo tirarme muchas horas trabajando en el taller, sin darme cuenta de que no he comido, de que se ha hecho de noche o de que se me ha pasado alguna cita social que había convenido previamente. Y es que, cuando estoy inspirado, fluyo.

El ESTADO DE FLUJO fue descrito en 1975 por un psicólogo de nombre impronunciable, Mihály Csíkszentmihályi, como un estado mental en el que estamos completamente inmersos en una actividad que nos llena, con la que nos sentimos plenos y que tenemos sensación de dominar y disfrutar a tope. También es llamado estar “en la zona”, especialmente en el mundo deportivo, y una característica básica es que uno acaba por dar lo mejor de sí mismo, pues es cuando más inspirado se está y más conectado con la mejor versión de uno mismo.

Una de las características más destacables del estado de flujo es la alteración de la sensación temporal, pues puede pasar de sentir que ha transcurrido mucho tiempo realizando la actividad -y no ser así-, a justo lo contrario: la vivencia del tiempo se altera o bien para estirarlo o bien para comprimirlo.

MENTE Y CORAZÓN CONECTADOS EN PLENITUD:
En este estado mental, que generalmente nombramos como “muy concentrado”, es interesante reseñar que no es fácil llegar a través de un alto nivel de enfoque mental, sino, más bien, con un estado de relajación mental pero alta creatividad. Sería como tener un estado de simbiosis entre la mente y el corazón, pues ha de sacar la parte más creativa en coordinación con la ejecución mental coherente con lo que deseamos expresar.

Dicho de otra forma, uno no crea necesariamente cuando quiere y se esfuerza mucho. No puedes componer un poema sobre el tema que deseas en el momento que te apetezca; al menos no siempre. Sino que necesitas estar especialmente relajado, conectado con el mensaje y permitir que fluyan las palabras de forma natural, sin forzarlas mentalmente, sin dirección casi… como si estuvieran en plenitud tanto la emoción como la razón, tanto el corazón como la mente. En este estado es cuando sacamos lo mejor de nosotros, y cuando el proceso creativo se eleva en su máxima expresión.

Pongamos un ejemplo. En ocasiones, intentamos recordar un nombre o una palabra y no nos sale, y lo tenemos “en la punta de la lengua”. Es decir, somos conscientes de que está “ahí”, pero “algo” nos impide recordarlo en ese momento. De igual forma, cuando creamos, podemos no encontrar la conexión entre nuestro sentimiento de creación y el momento en el que está la obra: una escultura, un poema, un dibujo, una partitura.

En Economía, sería como si tuviéramos un patrimonio económico, pero no tuviéramos disponible dinero en efectivo; es lo que se llama liquidez: sí tenemos con qué pagar, pero no podemos liquidez en ese momento, aún cuando -si disponemos de tiempo- acabaremos por conseguirlo (vendiendo una parte de ese patrimonio).

En el mundo de la inspiración, imaginación y creación esto es habitual, especialmente cuando intentamos conectar mentalmente con una idea creativa que no se puede forzar, pues debe fluir desde el corazón, sin esfuerzos mentales. La mente no tiene disponible esa creación, ha de estar en plena conexión con un estado en el que corazón y mente hablan el mismo idioma, y no es fácil conectar con él, mucho menos aumentando el nivel de estrés.

De todos es conocido que muchos escritores, por ejemplo, se retiran a un lugar en el que no tienen las presiones y cargas sociales, o familiares, durante un periodo, para lograr estar completamente inmersos en su actividad creativa, aunque no siempre lo logran.

TODOS SOMOS EN LA VIDA ARTISTAS EN COMPOSICIÓN DE NUESTRA OBRA MAESTRA:
La mejor manera de lograrlo es conectar con ese estado de entrega, de conexión con uno mismo, en el que deseas aportar al mundo y a los demás esa idea que te representa, esa obra que te eleva, con la que te sientes fundido en unidad y que puede inspirar tanto al que la crea como a los corazones de quienes la observan o disfrutan.

Quizás sea ese el mensaje. Quizás todos podríamos aportar lo mejor de nosotros mismos a la vida. Quizás todos seamos creadores y podamos pintar en el lienzo de la vida nuestra obra maestra. Por que, quizás, y solo quizás, todos somos los artistas de nuestra vida y el lienzo está esperando expresar el amor, la pasión y el talento creador que se aloja en el fondo de nuestro corazón, dispuesto a conectarnos con lo más elevado de nuestra vida.

Tu lienzo te espera, ¿qué vas a hacer hoy entonces?
 
 
Si deseas formarte como COACH para ser un facilitador del cambio que otras personas necesitan en sus vidas:
asturias@escuelaeuropeadelideres.com

SI deseas recibir SESIONES GRATIS por coaches en formación:
dcalvo@escuelaeuropeadelideres.com

Si deseas recibir ayuda en tu situación de vida complicada (afrontamiento, duelo, gestión emocional, gestión del tiempo...): ​
dhousev@gmail.com (666 908 999).



Autores:
  1. Kiko Urrusti. Escultor de obras en hierro de formación y de raza (hijo y nieto de escultor). 
  2. Dr. David Calvo Temprano (Director EEL Asturias; Coach & Practitioner PNL).

Compartir en:
FLUIRCREARPROCESO CREATIVO