Cancer Coach

Qué es el COACHING

Imagen Autor
RELAJARSE DIBUJANDO Y CREANDO
El Zentangle® es un método para fluir dibujando

Fecha: 13/05/2021

Imagen
MEDITACIÓN Y DIBUJO: EL ORIGEN DEL MÉTODO.
En 2004 Rick Roberts de EE. UU., quien practica la meditación, se dio cuenta del estado de relajación y desconexión que sentía su mujer, María Thomas, de profesión calígrafa, mientras realizaba sus trabajos. Su mujer le explicó, que realmente le sucedía cuando decoraba las letras de las caligrafías, con auras u otros ornamentos.
 
Pudo comprobar que ella conseguía algo parecido a lo que él lograba en sus meditaciones, dado que la mente de su mujer estaba totalmente centrada en el trazo, sin permitir que otro pensamiento interfiera.
 
Le pareció que para quienes tienen problemas con la técnica de meditación o quienes siquiera lo habían intentado, era una buena herramienta: una manera sencilla de conseguir ese estado de desconexión.
 
Una meditación creativa. Una relajación a través del dibujo.
 
 

DIBUJO ABSTRACTO: SIN NORMAS (SIN JUICIOS), FLUIR SIN PRISAS Y SIN PRESIONES.
Empezaron a trabajar sobre ello, probando diferentes tipos de dibujo para ver cuáles conseguían llevarte a ese estado. Y comprobaron que era el dibujo abstracto, sin limitaciones ni grandes exigencias, lo que mejor facilitaba llegar a relajarse, y entrar en ese estado parecido a la meditación tradicional.
 
Cuando pretendemos dibujar algo figurativo (por ejemplo, un gato) y el dibujo no acaba siendo una buena representación de la figura pretendida, el resultado nos resulta “feo”, no satisfactorio, por no cumplir el “canon” conocido.
 
Emitimos consciente o inconscientemente un juicio sobre su parecido y nos juzgamos por nuestra “obra”, pudiendo acabar vinculando esa crítica al dibujo como una extensión de la crítica a la identidad y la autoestima. Un dibujo poco representativo acaba siendo un dibujo malo y puede acabar siendo el resultado de un mal dibujante, es decir, de una obra insatisfactoria acabamos por identificarnos como un mal creador, obviando la realidad de que un resultado puntual no hace una buena valoración del creador.
 
Además, como sabemos que todos identificamos bien un gato, la presión por alcanzar ese canon conocido es mucho mayor, por lo que puede resultar mucho más difícil un resultado bueno para muchas personas que no dan lo mejor de sí mismas bajo presión.
 
Sin embargo, ante un dibujo abstracto, al no disponer de un canon o imagen mental representativa conocida, no se establece ninguna comparación, no puede ponerse en valor en función de su similitud con nada conocido, y por ello, no podrá ser juzgado, ni se sentirá la presión de realizar un dibujo conocido de antemano al que deberá parecerse nuestra obra.
 
 

LOS 5 TRAZOS BÁSICOS: LOS LADRILLOS DE SU CREACIÓN.
Este fue el motivo principal por el que Rick y María empezaron a trabajar con trazos simples y patrones sencillos, abstractos, con los que conseguían resultados de relajación similares a los que Rick lograba con la meditación.
 
El sistema que desarrollaron lo denominaron Zentangle y consiste básicamente en realizar dibujos abstractos para lograr estados de relajación parecidos a la meditación tradicional, pero, además, creando dibujos que permiten un anclaje emocional al creador para recordarlos y compartirlos con familiares y amigos, si es su deseo.
 
En Zentangle la técnica es tan simple que tan solo se usan 5 tipos de trazos que cualquier persona puede hacer si tiene la capacidad motora de usar un rotulador, a saber: un punto, una línea vertical, una “c”, una “s” y una “o”.
 
·
I
C
S
o
 
Sus creadores tienen un lema:
“Quien sabe hacer un punto, una línea recta, una línea curva, una línea en S y un circulo, sabe hacer Zentangle®”.
 
Por lo tanto, todos podemos hacerlo y disfrutar de sus beneficios y pasar un rato agradable. Como vemos, no hace falta saber dibujar.
 
Partiendo de esto, empezaron a probar con familiares y amigos, en quienes pudieron demostrar que el método funciona y no solo para conseguir relajarse y desconectar, sino por otros muchos más beneficios que surgieron en personas que nunca habían dibujado.
 
Es probable que muchos adultos que lean este artículo puedan pensar que no saben dibujar, cuando probablemente todos dibujaban siendo niños. ¿Es que un niño tiene más capacidad para el dibujo que un adulto? E incluso la autolimitación puede ser de tinte más profundo, autoatribuyéndonos la carencia de creatividad (“es que no soy creativo”), y matando en nosotros toda posibilidad para “crear” algo hermoso, aunque sea abstracto. La realidad es que todos usamos la creatividad durante toda en la vida y prácticamente para todo (cómo decorar el plato, cómo colocar la mesa, cómo vestirnos, etc)
 
El matrimonio acudió a clases de diferentes edades para presentar Zentangle, y verificaron algo impactante:
  1. En infantil todos los niños decían saber dibujar.
  2. En primaria ya solo la mitad decía saber dibujar.
  3. Y en edades superiores ya se quedaba en 2 ó 3 alumnos de la clase.
 
Entonces, ¿perdían la capacidad que antes tenían? Eso parecía poco probable. Y si no, ¿qué es lo que les llevaba a pensar que no sabían dibujar, cuando pocos años antes decían que sí? No era su entorno. Era ¡su propio juicio! Ese Juicio, que nos dice que no valemos, que no podemos, que lo hacemos mal o que lo hacemos peor que otros y que debemos dejárselo a ellos. De ahí la importancia de usar patrones y mezclarlos de manera abstracta incluso sin sentido.
 
MEDITACIÓN A TRAVÉS DE DIBUJAR PATRONES CONFUSOS (ZEN-TANGLE):
Zentangle, de hecho, lo menciona en su propio nombre. Este nombre lo crearon a partir de las palabras “Zen” y “Tangle”; la primera por Rick y su amor por la meditación; y la segunda por Maria y sus decoraciones de caligrafía:
  1. Zen es un método budista que busca la iluminación a través de la meditación y produce estados de paz y relajación.
  2. Tangle significa en ingles lío, embrollo o confusión.
Por lo tanto, en el Zentangle usamos patrones en mezclas confusas para conseguir un estado de relajación.
 
Precisamente porque dicha libertad al dibujar, con trazos abstractos no predefinidos ni conocidos, nos evita agobiarnos buscando un resultado concreto y estándar, y no es posible compararlo para juzgarlo. Permite dejarnos llevar y ver qué sucede, trazo a trazo, fluyendo, sin juicios, aceptando lo que salga y creando sin obligaciones ni cortapisas, sin limitaciones ni instrucciones, solo con lo que en ese momento aparezca en el dibujo; y de una forma muy parecida la búsqueda del inconsciente con la escritura automática por algunos franceses del siglo XX, como André Breton y otros surrealistas (precisamente porque no permitían que el consciente juzgador filtrara lo que no deseaba ver escrito en el papel).
 
ENSEÑAR ACEPTACIÓN EN EL NO-ERROR, SIN CORRECCIONES:
Solo profesores Certificados del Método Zentangle®️ pueden impartir clases de Zentangle.
 
En Zentangle siempre dibujamos directamente con un rotulador, sin opción a corrección; como en la vida misma, donde nuestras decisiones, acciones y palabras, no pueden ser borradas. En Zentangle no existe el error.
 
Aprendemos a aceptar el trazo tal como nos salió. “Es nuestro trazo” y lo apreciamos tal como es, tal como nos ha salido, sin condenarlo por no ajustarse al patrón o a una estética tradicional. Será distinto cada día, con cada estado físico o mental nuestro. Pero siempre será nuestro trazo y como tal lo debemos amar.
 
Amar lo que es, lo que acabó por estar en nuestra realidad, lo que se ha conformado como nuestro trazo en la vida, es la mejor manera de comprender visualmente que “ya está aquí”, “ya ocurrió”, y, por tanto, no tiene sentido oponerte a la realidad tal cual es ya, pero sí tiene mucho sentido aceptarla, incluirla -te guste o no- y amarla como parte de la realidad que es tu vida.
 
¿Vemos la analogía? Un “mal” trazo aceptado, será un trazo que también forme parte de nuestro dibujo vital, y, por lo tanto, no lo rechazamos.
 
LOS CAMBIOS INESPERADOS PUEDEN TAMBIÉN SER A MEJOR: APRENDE A VER LA REALIDAD EN POSITIVO.
Y puede incluso ocurrir que ese trazo inicie un giro o cambio de estilo en el dibujo que lo haga aún más creativo, más intenso o atractivo a nuestros ojos… pero debemos permitirnos fluir, y aceptar que, si ya está ahí, ha llegado a nuestra vida, es porque debía formar parte de nuestro dibujo y, por lo tanto, lo aceptamos, lo incluimos y lo perdonamos (por haber hecho un juicio condenatorio a un trazo que se mostró diferente de como nos han enseñado a etiquetar lo “bueno” y lo “malo”).
 
Se cuenta que un detractor de Pablo Picasso le paró por la calle un día para increparte e invitarle a que, literalmente, aprendiera a “pintar bien, como hacía Velázquez, por ejemplo, donde se reconocía lo que pintaba”. Pablo decía no comprender a qué se refería el sujeto, así que éste sacó una foto de su mujer que portaba en su cartera y le dijo: “mire, esta es mi mujer, así es mi mujer, y no como usted pinta”. La genialidad de Picasso le llevo a tomar la fotografía en su mano y girarla al derecho y al revés para expresar después: “¡qué pequeña y plana es su mujer!”.
 
TESELA PEQUEÑA Y TANGLES (=TRAZOS) ORGÁNICOS “VIVOS” O GEOMÉTRICOS “ORGANIZADOS”:
Los tangles o trazos utilizados en Zentangle pueden ser de dos tipos, orgánicos o geométricos. Los orgánicos son aquellos que tienen “vida”, con trazos poco rígidos y aleatorios, mientras los geométricos son patrones más lineales, más rígidos y organizados.
 
En unos, los orgánicos, se encuentra la posibilidad de dejarse llevar e improvisar y en los otros, los geométricos, se trabaja la atención plena y capacidad de concentración.
 
Estos trazos los realizamos en una cartulina que llamamos tesela. Esta tesela tiene unas dimensiones reducidas, para facilitar su manejo, evitar trazos largos y reducir la sensación de tener que enfrentarse a un gran lienzo en blanco. Hay diferentes formatos y tamaños, pero el básico es de unos 9x9cm (3,5x3,5 pulgadas).
 

TRABAJANDO LA FRUSTRACIÓN, ABRAZANDO “EL TRAZO” DADO: UN CAMINO QUE AVANZA.
A pesar de la abstracción en el dibujo, pasamos por momentos de frustración al ver que no nos sale el trazo como previsto o deseado, pero aprendemos a no renunciar, a seguir con el dibujo.
 
Y vamos aprendiendo que al final un trazo malo no estropea 200 buenos, igual que una decisión mal tomada, no estropea todas las buenas que también hemos tomado. De ahí que no se borra nada, se acepta el trazo tal como surge.
 
Esto acaba siendo siempre una buena metáfora para la vida que podemos aplicar en nuestro día a día, y aprender de ella. Integrarnos con la aceptación del camino que, como siempre se nos dijo, no existía: sino que “se hace camino al andar”, pues no hay caminos erróneos, pues todos llevan a un avance, en distintas direcciones y experiencias diversas que son dignas de ser vividas.
 
Todo camino lleva a algo. Toda vida es digna de ser vivida, aceptada y disfrutada. Aceptar nuestro trazo, aceptar y perdonar nuestra vida. Seguir dibujando, seguir viviendo, seguir andando. Es nuestro y así está bien.
 
“Un error es una oportunidad, para cambiar lo que estaba previsto.”
 
Aun así, se vive la sensación de no estar contento, de pensar que esto ya no tiene solución, “me está saliendo fatal”. Pero si seguimos, una vez que empezamos a sombrear ya vemos que no queda tan mal como parecía. Y además puede surgir una solución creativa: aquella en la que no solo soluciona lo que antes habíamos llamado problema, sino que mejora la situación más allá de una reparación, crea un nuevo escenario que permite mejorar todas las condiciones.
 
Al final, 2 horas más tarde o al día siguiente. Vemos la tesela y nos damos cuenta de que está genial y nos preguntamos, ¿qué me llevaba a decir antes, mientras dibujaba, que lo estaba haciendo fatal?
 
Así, poco a poco, vamos aprendiendo que nuestro juicio nos traiciona, nos frena, nos bloquea y nos limita; y que, si no hacemos caso a todo lo que sentimos de primeras respecto a nuestras capacidades y lo intentamos, llegaremos a realizar cosas inesperadas para nosotros y para los demás.
 
SOLUCIONES CREATIVAS: LO IN-ESPERADO QUE ACABA POR SER MEJOR.
Un buen ejemplo de solución creativa fue la invención del post-it. La empresa buscaba crear un pegamento “bueno”, que “pegara bien” (¡para aviones!), y descubrió un pegamento muy débil pero que podía ser reutilizado y duraba mucho. La solución creativa fue ver que era una gran oportunidad para utilizarlo añadiéndolo a pequeños papeles para poner notas que deseamos destacar o recordar (o marcar las páginas de una biblia, que fue como comenzó).
 
¿Quién lo iba a decir? La próxima vez que “crees” una situación no prevista que te parece insuficiente o errónea, pregúntate un momento: ¿para qué podría ser esto bueno e incluso perfecto? ¿qué mejor utilidad o enfoque tiene? Verás que muchas veces lo que ibas a tirar a la papelera de tu vida, acaba siendo un descubrimiento como el post-it.
 
En Medicina, el descubrimiento de que la cauterización de heridas era contraproducente para su curación fue gracias a que un médico militar, en plena campaña bélica y con muchos heridos, se quedó sin aceite para cauterizar sus heridas. Él pensaba que morirían muchos más de los habituales en esa situación, pues no les podía ofrecer “lo que era la norma”, “lo que se consideraba mejor”. La sorpresa llegó cuando al día siguiente sobrevivieron más que de costumbre. Lo investigó y descubrió que era mejor no cauterizar las heridas con aceite, y muchos más soldados heridos se salvaron de la “cura” que se proponía en ese momento de la historia de la medicina.
 
En la vida pasa igual. Muchos son los momentos en que nos parece que todo va mal. Que es un final, que seremos relegados, que no alcanzaremos lo que deseamos, que nos hemos salido de lo que nuestra mente “ha anticipado y preconfigurado” como lo ideal para nosotros. Pero muchas veces se equivoca.
 
Y si no, ¿qué es en tu vida el primer día que te sentiste tan mal en una relación tóxica, en un trabajo que acabaste dejando, en un escenario en el que nunca estuviste a gusto? Todos esos días los viviste con desasosiego, con tristeza, con ira, con frustración… y sin embargo, fueron los primeros días de un cambio a mejor.
 
Haz esta reflexión la próxima vez. El primer día que un adicto a una droga no la toma, se siente mal: pero es el principio de una vida libre de la esclavitud de obligarte a ti mismo a elegir sufrir, el primer día de una nueva vida feliz eligiendo estar bien y disfrutar intensamente un fluir caminando ese camino que llamamos vida.
 
LOS BENEFICIOS DEL FLUIR: RELAJARNOS, ATENCIÓN PLENA, DISFRUTAR, NO MENTE.
El método Zentangle® propone un sistema que puede lograr muchos beneficios
  • Nos relaja
  • Nos hace desconectar de nuestros problemas durante un tiempo (pues nos centramos en el fluir de hacer algo sencillo, creativo, sin juicios, que nos permite expresar ese niño creativo interior que todos seguimos teniendo y siendo toda nuestra vida).
  • Reseteamos la mente y afrontamos sus tareas con la mente descansada (pues no nos dejamos llevar por los locos y muchas veces contradictorios pensamientos que la mente nos plantea sin nuestro permiso, generando conflictos que no deseamos en nuestra vida)
  • Nos hace aprender a aceptar nuestros errores y no ser tan autocríticos y perfeccionistas con nosotros mismos (pues no conocemos cuál es el mejor camino para nuestra vida, y tampoco el mejor trazo para esa tesela de nuestra vida en ese momento: expresemos lo que sale sin juzgar, e incluso con la confianza de que salga lo que salga es lo que tiene que salir).
  • Nos hace ver que nuestro juicio no siempre es justo con nosotros (y de hecho generalmente es destructivo, pues nos impide mostrar y expresar nuestro verdadero ser. Todo juicio condena algo, y por tanto, siempre nos autocondenamos en algún grado al juzgar nuestras obras)
  • Trabajamos la frustración (comprendiendo que ningún sentido tiene bloquearnos por lo que ha sido un trazo que aún no sabemos si acabará por ser la solución creativa a una tesela sin esencia, que empiece a partir de ese trazo a mostrar un sentido y una salida creativa con talento para formar un nuevo camino que nos llene más).
  • Elevamos la autoestima (pues nos vemos creativos y descubrimos que sí sabemos dibujar, cuando antes nos podía parecía imposible; sin hablar del reconocimiento de personas que nos infravaloraban y al ver nuestras teselas se sorprenden y se dan cuenta del error por su prejuicio -que también nosotros incluso podíamos compartir).
  • Vemos que sí somos creativos (pues todos llevamos ese creador interior que nunca nos abandona, pues siempre estamos creando en todo paso en nuestra vida: desde cómo colocamos los ingredientes en un plato, hasta cómo nos vestimos cada día o cómo modulamos nuestra voz para expresar un apoyo emocional a quien necesita consuelo o apoyo). 
Pero esto son solo los primeros beneficios que descubrimos al practicar Zentangle.
El hecho de buscar un tiempo para nosotros, al margen del entorno y dedicarnos este momento, aprendemos lo reconfortante que es quererse un poco y hacerse respetar por uno mismo, paso necesario para que los demás nos sigan en ese camino.
 
Verse capaz de agendar nuestra propia vida y no solo estar para los demás y buscar un hueco en la agenda para atender a las peticiones de otros: decidir que este tiempo es para mí y que lo que le otorgue a otro depende de mí, de cómo me sienta y de qué desee en ese momento, sin sentirme obligado a nada con nadie nunca más. Haces que los demás vean que tú también tienes derecho a mirar por ti y que cuando les atiendes a ellos, les regalas tu tiempo, y que, por poder, podrías estar disfrutando de otras cosas y que has decidido dedicarlo a esta persona y no a ti. Pero que no es algo normal, lógico o una obligación.
 
En ese sentido de quererse y respetarse más, se trabaja en Zentangle también con los materiales. A parte del apreciar siempre el tiempo que hemos conseguido liberar para dibujar Zentangle, apreciamos el material que nos brinda la posibilidad de disfrutar de un momento de relajación.
 
TESELA Y ROTULADOR: SU CUIDADO Y SU SIGNIFICADO.
La tesela no es papel común, no es una cartulina normal. Es 100% algodón, ligeramente áspera con los bordes irregulares. Lo que la hace sensible al roce excesivo. Es decir, si presionamos demasiado sobre la tesela, sufre. Al sombrear puede levantarse parte del dibujo en zonas con mucha tinta y en otras directamente salir pelusa.
 
De la misma manera que el rotulador fino de grosor 0.1 rinde menos si se presiona, ya que su punta se deteriora, dura menos y dibuja peor. En resumen, bajo presión rinden peor tanto tesela como rotulador. Igual que tú, si te presionas obtendrás peores resultados en tu vida. Si aprietas el rotulador con tus dedos, se dañara más, dibujará peor, tu trazo empeorará y te cansarás antes doliéndote los dedos y muñeca.
 
Maneja y gestiona tu respiración al dibujar. Solemos aguantarla y no respirar cuando hacemos trazos largos, pero nos lleva a lo mismo, a tensarnos y dibujar peor. Respira en profundidad que todo irá mejor y más relajado.
 
 

La vida es un flujo dinámico y alegre, si no dejamos que se mueva, tensamos nuestra vida, nos aferramos a lo bueno o sentimos aversión por lo malo, y dejamos de fluir. Decimos que necesitamos respirar, pero no una única respiración: nadie puede vivir con una única inspiración… necesita inspirar una y otra vez. Y cada inspiración es distinta a la anterior. No te aferres a la inspiración del segundo anterior. Fluye de una inspiración a otra, de un trazo a otro, de un Tangle al siguiente. Como decía el místico griego Heráclito: Todo fluye (Panta rei).
 
Una vez interiorizado esto, vemos que es una herramienta perfecta para relajarnos. En momentos de tensión, estrés, ansiedad, puede ayudar mucho tener la posibilidad de ponerte a dibujar.
 
Para hacer Zentangle usamos teselas de 9*9cm, pero hay más formatos. Bijous (5x5cm), rectangulares, triangulares y circulares (Zendalas), fáciles de manejar por su reducido tamaño.
 
También existe una variedad en las superficies a dibujar. Blancas para dibujar con negro, negras para dibujar con blanco, grises y las renaissence (tostadas).
 
Todas ellas fáciles de transportar para dibujar en cualquier lugar, interior o exterior; ya que, junto al rotulador, lápiz y difumino, ocupa menos que una libreta pequeña.
 
Podemos dibujar donde sea y en cualquier situación. De ahí que en situaciones de nerviosismo (consulta del dentista, viajes etc.) podemos relajarnos dibujando. Incluso mentalmente, hay quien dibujó una tesela imaginaria de principio a fin, para vencer la claustrofobia durante una resonancia.
 
El poder de nuestra mente y su imaginación es portentoso. Utilicémoslo para hacernos la vida más feliz, con pensamientos amables, cordiales y amorosos con nosotros y con los demás; y no para anticipar qué sufrimientos potenciales pueden, según nuestra mente, ocurrir en un futuro que aún no ocurrió y raramente ocurre (90-95% de nuestros miedos no se cumplen).
 
También hay personas que sufren insomnio y que dibujan antes de acostarse, para desconectar de los pensamientos que les perturban al meterse en la cama. Acaban acostándose con la sensación positiva de haber creado algo bonito y con patrones como último pensamiento, en vez de con “sus” problemas, ficciones ideadas por su mente.
 
O si despiertan a media noche recuperan antes el sueño si se ponen a dibujar en vez de dar vueltas por casa o en la cama; por lo menos no les crea ansiedad estar despiertos.
 
En caso de dolencias causadas por enfermedades, ayuda a ocupar la mente con otra cosa y desviarla del problema o dolor. Tal como describe Zentangle en su página oficial, les fue de ayuda a enfermos de cáncer a llevar mejor la enfermedad.
 
Para poder seguir dibujando trazos en la tesela se necesita atención plena para realizar cada trazo y todo el patrón. Es imposible estar pensando en otra cosa, pues no lograríamos desarrollar el tangle. Por lo que ayuda a llevar mejor situaciones de sufrimiento: centrar nuestra mente en el desarrollo de la tesela evita meternos en los pensamientos laberínticos y conflictivos de momentos de crisis vitales. Sean dolores o ansiedad provocada por abstinencia de tabaco,  alcohol, etc. Algunos aficionados a Zentangle me han mencionado que les vino bien poder dibujar ante el impulso de recaer en su adicción.
 
SOLO PUEDO DIBUJAR EN EL PRESENTE, DONDE ESTÁ MI QUIETUD EN PAZ:
Otro de los aspectos que se trabaja en Zentangle es poner el foco en el presente. Solo nos centramos en el trazo actual. Los anteriores ya no tienen posibilidad de cambiarse y los posteriores no sabemos cómo serán debido a que están condicionados por el que estamos a punto de realizar. No sabemos cómo será la siguiente aura hasta que hacemos la actual.
 
Se aprende así que, si no estás al 100% centrado en el dibujo, lo haces a medias. Mientras atiendes a otra cosa (niños, teléfono etc), acabas teniendo peores resultados.
La moda del multitasking (=muchas cosas al mismo tiempo, “task” significa tarea en inglés) solo sirve para hacer varias cosas a medias y ninguna al 100%. Solo puedes tener el 100% de atención si atiendes a una cosa.
 
Esta experiencia sobre una tesela se puede aplicar a la vida cotidiana. Cuando haces algo, hazlo con conciencia plena, así saldrá mejor y lo disfrutarás más mientras lo haces. Sea dibujar, cocinar o realizar tus tareas profesionales, sea cuidar/atender de alguien o amar. Máxime en una sociedad como la nuestra en la que se nos favorece el más y más, y el hacer muchas cosas siempre en un avance sin sentido, sin saber ni siquiera hacia dónde vamos.
 
Pregúntate ahora mismo: ¿cómo te sentirías si consiguieras todo lo que ahora ambicionas? ¿lo crees “la solución”? Y lo más duro de todo… ¿qué harías un instante después? Seguramente observarás cómo tu mente te recomienda ir a “por otra cosa más” … y, ¿todo para qué? ¿cómo me siento en una carrera en la que no acabo nunca por estar en paz? ¿Cómo conseguir estar bien, estar en paz, estar en armonía, con medios conflictivos, con metas insaciables, con pensamientos antagónicos? ¿cómo lograr un fin con medios que suponen lo contrario de la meta? Fines y medios son lo mismo: si deseo estar en paz, debo lograrlo estando en paz.
 
Un camino tranquilo no se construye con pasos agitados: todos y cada uno debe pretender ser un paso tranquilo, armonioso y en paz.
 

 
Si deseas formarte como COACH para ser un facilitador del cambio que otras personas necesitan en sus vidas:
asturias@escuelaeuropeadelideres.com

SI deseas recibir SESIONES GRATIS por coaches en formación:
dcalvo@escuelaeuropeadelideres.com

Si deseas recibir ayuda en tu situación de vida complicada (afrontamiento, duelo, gestión emocional, gestión del tiempo...): ​
dhousev@gmail.com (666 908 999).


Autores:
  1. Hermenegildo Sobrino Sierra:
    • Profesor Certificado del Método Zentangle, con clases presenciales y online;
    • Monitor/Cuidador en un Centro para personas con Diversidad Funcional Intelectual;
    • Ebanista en Suiza).
  2. Dr. David Calvo Temprano (Director EEL Asturias; Coach de Salud & Practitioner PNL por AICM; Profesor UniOvi).

Compartir en:
ZENTANGLEFLUIRAHORANO MENTEJUICIOACEPTACIÓNAUTOESTIMA