Cancer Coach

Qué es el COACHING

Imagen Autor
INTELIGENCIA EMOCIONAL I
Declárate seguidor de tus emociones saludables como Guía de tu vida

Fecha: 13/04/2021

Imagen
RECONOCER LOS PROPIOS SENTIMIENTOS: EL PRIMER PASO EN LA INTELIGENCIA EMOCIONAL.
Habrá muchos aspectos en tu vida que te hagan sentirte bien. Yo te diré uno de los míos: saber qué hacer cuando alguien está triste o enojado, cuando alguien se frustra o rebosa de alegría. Para mí esto es esencial en el funcionamiento de la vida diaria. Hace no mucho tiempo descubrí la importancia de entender las emociones, de hecho, me fascinó la INTELIGENCIA EMOCIONAL.

Frase:
“Un hombre sabio es aquel que es capaz de adaptarse a sus emociones. Desde ese momento su vida empezará a ser plena”. Es tan placentero leer algo así y a la vez tan difícil de llevar a cabo (eso me dice mi mente antigua). Ello es debido a que en esta sociedad dedicamos poco tiempo a algo tan importante y a la vez nos distraemos en exceso con otros temas que no tienen ni la mitad de relevancia.

Reconocer los sentimientos que nos provocan nuestros pensamientos (reacción emocional a lo que pensamos que percibimos) y hacerlo sin miedo es una conquista del ser humano.

En nuestra cultura no está bien visto mostrar vulnerabilidad y -siento decírtelo-, pero somos vulnerables. Es más, esta cualidad y la fragilidad son parte de nuestra naturaleza. Creo que no aceptarlo es un signo de soberbia o al menos así lo veo yo desde mi mundo, que reconozco que no es el mundo. Como decimos en Programación NeuroLingüística (PNL), mi forma personal de ver las cosas y el mundo (mi mapa personal de la realidad) no es la realidad en sí misma y objetiva para todos (el “territorio”): cada uno ve las cosas de forma diferente y eso condiciona qué siente al percibirlo así.
Las emociones me han enseñado que para ser extraordinario no hace falta ser perfecto.
 

LOS BENEFICIOS: TOMAR DECISIONES MÁS INTELIGENTE RACIONAL Y EMOCIONALMENTE.
Te dejo unas preguntas:
  • ¿Qué beneficios ves en reconocer tus emociones y las de las personas de tu entorno?
  • ¿En qué medida es importante esto en tu vida? ¿Cómo puede ayudarte a tomar mejores decisiones?
Estar en contacto con nuestras emociones nos permite demostrar nuestra grandeza, esa grandeza que desconocemos y que en muchas ocasiones está tapada por una de las emociones más fuertes que tenemos, que es el miedo.

¿Qué se necesita para entender lo que aquí escribo?
Una mente abierta, dispuesta a poner en duda todo lo que hemos aprendido y escuchado a lo largo de nuestra vida; y a despertar de la “domesticación” a la que estamos sometidos bajo los preceptos de nuestra sociedad.  

En mi experiencia, cada vez que pensamos en ello veo que nos saltan emociones y pensamientos en la mente que nos dicen: “mejor sigamos como estamos, que se vive bastante bien en esta mal llamada zona “de confort”, y “que no nos molesten”. Así es complicado avanzar.

El ser humano posee un amplio vocabulario de emociones, que desconoce y que debe aprender. Manejar estos conceptos nos hace dueños de unos conocimientos y sabiduría que necesitamos. El mundo y la propia vida están en constante cambio. Requiere de mentes abiertas dispuestas a conocer las diferentes perspectivas y las diversas emociones que nos provocan. Todo esto te ayudará, entre otras cosas, a generar entendimiento y a alcanzar acuerdos contigo mismo, desde la humildad empoderante de no quedarte atascado en los errores del pasado. Y algo muy importante que no quiero dejar pasar: el dominio de las emociones nos lleva a un mundo lleno de beneficios en términos de SALUD FÍSICA Y MENTAL.

Te dejo otras preguntas:
Si la mayoría de las personas buscan en sus vidas la plenitud física y mental,
  • ¿Para qué ocultar todo lo que rodea a las emociones?
  • ¿Qué nos lleva a mantener tan desconocido el mundo de nuestras emociones?
  • ¿Qué beneficios podemos sacar de conocerlas, expresarlas e incluso compartirlas?, ¿me ayudas?
Frase:
«Equilibrada la vida del Jedi es, cuando las emociones descubiertas son» Gran Maestro Jedi Yoda, de la saga Star Wars o La Guerra de las Galaxias.
Cuando hablamos de emociones, qué comprendemos sobre nosotros y los demás acerca de:
  • Capacidad de sentir.
  • Capacidad de entender.
  • Capacidad de gestionar.
  • Capacidad de modificar y mejorar.
¿Entiendes que esto orienta hacia un estado de equilibrio, como nos diría Yoda?

PARA CAMBIAR EL MUNDO: CAMBIA TU FORMA DE SENTIRLO, TU FORMA DE INTERPRETARLO.
Con estas preguntas busco que reflexiones, con una mente de principiante capaz de investigar y cuestionar el fascinante mundo de las emociones que sentimos por nuestras diferentes maneras de ver el mundo, percibirlo e interpretarlo. Pues si queremos cambiar el mundo, la forma más rápida y eficiente es cambiar nuestra manera de verlo a él, es decir, cambiar nosotros para poder vivir en él sin conflictos, aceptando nuestras emociones y normalizando la experiencia del sentir.

No quiero generalizar, pero cuando hablamos de emociones aludimos a un elemento crucial en nuestra estabilidad y desarrollo; sin embargo, el manejo de emociones prácticamente no se aprende de manera formal en ninguna parte. ¿Cómo te sientes respecto a ello? ¿Crees que es ya tu momento para crecer en esta “asignatura” vital?

Te dejo esta frase:
“Somos esclavos de las emociones, salvo que nos hagamos dueños de su gestión”. ¿Eres capaz de trasladarte a la época de la esclavitud y sentir lo que esas personas vivieron? Quizás sea un ejemplo duro, pero es real, o lo fue al menos para ellos (no así para nosotros en este momento). Las emociones pueden llegar a hacerte enfermar y, por consiguiente, podrían destrozarte la vida, acabar con ella o lo contrario. Se puede morir de tristeza, no vivir por miedo y expresar una ira que mata tu interior.

LAS EMOCIONES APARECEN, TÚ PERMANECES: ÚSALAS TÚ DE GUÍA DINÁMICA A ELLAS.
Las emociones suelen mandar en nosotros, quizás sea porque se nos acostumbra desde pequeños a tener siempre cerca a personas que dirigen nuestra vida. Pues bien, las emociones funcionan como esas personas; si no eres capaz de decirles “no”, cuando algo no te gusta, serán dueñas de tu vida. Es decir, si no eres capaz de ser consciente de que NO ERES TUS EMOCIONES, que son algo que tú sientes, pero que no tienen por qué dictaminar tus decisiones; entonces, no podrás tomar acciones que elijas sin su dirección, y serás esclavo de lo que te digan. Pero si te haces DUEÑO de tus emociones, y utilizas su GUÍA para decidir mejor, podrás comportarte y ser más inteligente, no solo racionalmente, sino también desde el punto de vista emocional.

Definiciones que deseo te ayuden a entender mejor lo que digo:
Un sentimiento es la percepción que tengo de una emoción: la experiencia “racional”, consciente y mental de una vivencia irracional y emocional; es decir, el análisis mental y cognitivo de lo que ha sido una experiencia corporal, sentida en nuestro cuerpo de forma automática, como respuesta a un estímulo, y de forma inmediata e irracional.

Una emoción es un proceso físico y químico que tiene lugar en nuestro interior. Afecta a la piel, al aparato digestivo, a la conducta, al sueño… impacta, en general, en todo el organismo. Es la propia vivencia, somatizada en el cuerpo, de lo que “nos dice” qué nos parece lo que estamos viviendo. Por ello, una emoción es automática, inmediata e irracional; pero la podemos hacer consciente y gestionarla de forma racional. Es importante comprender este proceso porque con ello puedes ahorrarte mucho sufrimiento y potenciar todas tus capacidades.

Pregunta que te dejo:
¿En qué medida tus emociones influyen en las posibilidades que eres capaz de identificar en la vida? Con un estado de ánimo elevado nos inunda la alegría. Compartimos el humor, tenemos pasión por las cosas y nos sentimos imparables. ¿Qué ocurre cuando estás en ese estado emocional? Que ves oportunidades y posibilidades por todos lados, opciones que en otro estado de ánimo pasarías por alto.

Sin embargo, cuando estás en un estado de ánimo de tristeza, culpabilidad o ira, ¿qué ocurre? Que te vas al pozo, donde no hay nada; o sí, hay oscuridad y desolación. Quiero que entiendas que esto tiene un impacto bestial en mente y corazón.

¿Hacia dónde lleva todo esto?:
Los estados de ánimos son pilares del bienestar de la persona. El estado de ánimo es un periodo más largo de sentir una emoción o sentimiento, que puede durar días o semanas, incluso meses o años. Cuando cambia tu estado de ánimo, cambia tu percepción y, con ello, lo hacen también tus acciones y resultados.

ALGUNAS HERRAMIENTAS PARA EQUILIBRAR TU ESTADO EMOCIONAL:
  • Respirar bien. Quiero decir con esto “respirar desde el abdomen” (respiración abdominal) y no “desde el tórax” (respiración torácica). Está demostrado que la respiración abdominal tranquiliza, mientras que la torácica nos pone más nerviosos.
  • Hacer ejercicio físico. Hay que moverse, es fundamental: se liberan sustancias en nuestra sangre y en nuestro cerebro -sinapsis-, que nos hacen sentirnos bien (endorfinas, oxitocina, dopamina).
  • Usar el lenguaje de forma correcta para que no te alteres y puedas cambiar tu interpretación.
  • Hace falta un gran entrenamiento emocional y mental, y sobre todo un entrenamiento en desaprendizaje de muchas de las cosas erróneas que hemos aprendido:
    • Reprimir emociones de ira, miedo o tristeza (por considerarlas malas, negativas o no correctas en nuestra sociedad y nuestras relaciones interpersonales)
    • No expresar nuestras emociones que pueden bloquearnos y atascarnos (por ejemplo, la ira y la tristeza).
    • Compartir más miedo que emociones positivas, por centrarnos más en un modo supervivencia, en vez de un modo alegre y fluido de vivir.
    • No conocernos en la profundidad de nuestro interior y desoír nuestras emociones, que siempre nos dicen cómo nos sentimos respecto a la interpretación que hacemos de nuestra vida (interna y externa).
El pasado se resuelve desde el presente, desde la calidad de la relación. Cuando tienes una vocación de contribuir, tienes una capacidad de sanar heridas emocionales.

Aunque en verdad, ¿qué hay que resolver?, si el pasado ni tan siquiera está aquí. ¿Quién está haciendo del pasado inexistente un problema presente? Solo debemos dejarlo donde debe estar: atrás. Aceptarlo, perdonarlo y comprenderlo, para poder seguir sin lastres la vida en nuestro presente: ese es el regalo del ahora.

TRANSFORMAR LA REALIDAD SOCIAL ES CONECTARNOS Y UNIRNOS DESDE LA EMOCIÓN:
Ser un transformador social es lo que te convierte en un especialista en Inteligencia Emocional. Siente el impacto de transformación que tiene esto que estás leyendo, en tu vida y en la de quienes te rodean.

Desde mi mundo, que lógicamente no es el mundo, la terrible deshumanización que hay en la sociedad se debe -en gran medida- a la baja capacidad de entrenamiento y formación que hay en inteligencia emocional. Uno de los primeros valores que debemos tener en una charla de transformación, ligada a la inteligencia emocional, es: “yo no te voy hacer daño, CONFÍA EN MÍ”. Lo más importante es crear entornos donde las personas se sientan seguras para disfrutar de su grandeza.

Seguro que alguna vez has pensado lo siguiente:
¿Por qué motivo a quien menos te incordia le haces la vida fácil y quien te desafía con sus reglas se la haces complicada?

Te dejo esta frase:
“El cariño es un sentimiento, el amor es una elección”. Cuando veo que solo me quieren mientras enseño mi lado hermoso, siempre estoy con incertidumbre. Sin embargo, cuando alguien me deja ser quien soy, empieza mi evolución. Aunque en verdad, ¿cómo otra persona puede “no dejarme ser” yo mismo? ¿Quién permite que yo mismo no me exprese? Es importante querer a tu gente, creerla, valorarla, desafiarla, apoyarla y acompañarla. Cuando haces esto ves lo que realmente puede emerger de un ser humano. Esto es Inteligencia Emocional.

Un equipo es lo que hace que gente ordinaria, gente común, consiga cosas extraordinarias. Para esto se necesita Inteligencia Emocional, para sacar lo mejor de nosotros, tanto de forma personal e individual, como de forma colectiva y comunitaria. La mayor diferencia entre un grupo y un equipo es el vínculo emocional que se crea. Para esto se necesita Inteligencia Emocional. La confianza se gana creando espacios de confianza, en los que las personas transmitan su sentir sin verse amenazados. Para esto se necesita Inteligencia Emocional.

Te dejo un ejemplo de Pixar (Pixar Animation Studios® es un estudio cinematográfico, de animación por computadora, subsidiario de Walt Disney Studios y propiedad de The Walt Disney Company, con sede en Emeryville, Estados Unidos):
Disney era un gigante y Pixar transformó a Disney.
El mayor secreto de Pixar es que ellos han creado lo que llaman “el cerebro que confía”. Cuando se reúnen todo el mundo sabe lo siguiente:
  • Los demás me pueden ayudar.
  • Son personas que saben que importas a los demás, que no eres un número y que reconocen tu labor profesional y a ti como persona.
  • Todos pueden expresar lo que sienten y piensan sin que esto se vuelva contra ellos.
La clave está en generar entornos de confianza. Si lo logras, eres imparable. Quiero que entiendas que cuando descubres el apasionante mundo de las emociones empiezan a juntarse muchas piezas del puzzle de tu vida. Así es como defino la vida: esa unión de piezas que debemos ir encajando a medida que adquirimos conocimientos, experiencia y sabiduría. Estas piezas encajan mejor cuando te sumerges en la inteligencia emocional, que te ayuda a relacionarte con los demás, habilidad no solo importante sino imprescindible para muchas de las actividades que hacemos.

Una pieza del puzzle, que considero fundamental, es la motivación. Te dejo un ejemplo de qué debería ocurrir para que una persona se sienta motivada:
  • Un factor importante es que sienta segura, en un entorno positivo.
  • Debe sentirse reconocida.
  • Estar motivada ante los diferentes desafíos y retos de la vida.
  • Debe sentirse perteneciente al grupo donde pasa gran parte de su tiempo.
  • Saber que puede contribuir al bienestar de los demás.
  • Busca mejorar, crecer y progresar a cada momento.
¿Por qué pongo este ejemplo? Porque sin una inteligencia emocional potente conseguir esto sería muy poco probable. Para que tu vida funcione bien, en general, es necesario: que seas capaz de valorar y entender lo que sientes, que seas inteligente utilizando tus emociones y que reconozcas la importancia de captar cómo se sienten los demás; con todo ello, podrás mejorar tus relaciones y los entornos en los que te mueves. Todos queremos ser felices, y para ello la Inteligencia Emocional es esencial.

Te dejo una frase:
“La concentración es más decisiva para un niño que su coeficiente intelectual”. Daniel Goleman (principal difusor de la Inteligencia Emocional). La atención es la base del aprendizaje y, si esto es así, ¿qué nos impide enseñamos cómo tener esa capacidad de atención? La inteligencia emocional tiene que ver con nuestras habilidades interpersonales. Se centra mayormente en cómo te manejas a ti mismo y tus relaciones.

Trabaja cosas como:
  • La consciencia de uno mismo: saber lo que sientes y el motivo por el que lo sientes.
  • La capacidad de gestionarse uno mismo, de enfocar tus metas.
  • La positividad ante distintas situaciones de la vida.
  • El control o la gestión de las emociones negativas para que no te destruyan, ni te impidan hacer aquello que te gustaría hacer.
  • La empatía que te permite entender cómo se sienten los demás, ya que las personas no solemos decirlo todo con palabras y sí con el tono de voz o con nuestro lenguaje no verbal.
  • El buen manejo de nuestras relaciones (saber colaborar, resolver conflictos, comunicarse, escuchar, etc.).
LAS EMOCIONES DESADAPTATIVAS NOS SUPONEN UN LASTRE EN LA VIDA: ESCÚCHALAS Y SE DISIPAN.
Debemos entender que cada emoción tiene su lugar y que es un mensaje importante en sí misma.

Importante:
Hay emociones fuertes. La mayoría de las veces no van en consonancia con lo que nos ocurre y duran demasiado dentro de nosotros. Si esto ocurre, tenemos un problema: son emociones desadaptativas, porque se producen no tanto por un estímulo de ese momento, sino por lo que nuestro diálogo interno nos dice que significa ese estímulo. Por ejemplo, si tuviste una infancia duran y tus padres te gritaban mucho y muy alto, cuando de adulto alguien te chilla, podrías reaccionar de una forma desproporcionada ante un estímulo puntual

Un aspecto que marca la diferencia.
Hay que distinguir entre un enfado (que es normal) y la duración de ese enfado (que puede llegar a ser disfuncional). Una emoción tiene su propósito, pero para poder seguir adelante debemos saber decir: “hasta aquí”.

Qué importante es enseñar al cerebro a calmarse y que nuestros enfados duren lo menos posible.
Debemos entender, o mejor dicho nos lo deberían enseñar, que los padres son los primeros en mostrarnos la Inteligencia Emocional. Esto conlleva una gran responsabilidad, por lo que espero que seamos capaces de darle el valor que realmente tienen.

Una de las mejores herramientas de las que disponemos para trabajar la inteligencia emocional son las preguntas. Nos ayudan a reflexionar y a darle un significado a lo que está pasando en nuestro interior. Nos permiten comenzar el inicio del aprendizaje.
Con todo esto estás ayudando a tus hijos, y creo que la palabra “hijo” es de lo más potente que puede existir en los humanos. Sin embargo, ¿cuántas personas están preparadas para formar a sus hijos en inteligencia emocional?

Un adecuado aprendizaje de habilidades sociales y emocionales, que debería de acompañarnos desde pequeños, usa los siguientes aspectos de la Inteligencia Emocional:
  • Consciencia de uno mismo
  • Autogestión
  • Empatía
  • Habilidades sociales
  • Toma de decisiones
La manera en que manejamos los errores y las frustraciones es demasiado importante como para no darle el valor que tiene. Equivocarse, sin un buen aprendizaje en inteligencia emocional, no te permite evolucionar porque repetirás una y otra vez el mismo patrón que tienes establecido; y que, muy probablemente, te llevará a la frustración, la culpa o la vergüenza.

Para mí uno de los mayores elementos para el éxito, profesional y en la vida, es recuperarse de un fracaso o de cualquier otra situación que te hace tambalearte. Debemos ver la oportunidad que hay en esa situación y para ello es necesario que sepamos controlar o gestionar mejor nuestras emociones y seguir adelante. La gente que cumple sus objetivos no permite que le paren los obstáculos. Están dispuestos a aprender para seguir en la dirección que se habían marcado y llegar a su destino. Este tipo de personas son un gran ejemplo para la sociedad.

Te dejo una herramienta:
Tarde o temprano vamos a pasar por dificultades. En esas situaciones, algunas de las cosas que nos ayudan a llevarlo mejor son ejercicios simples como éste del semáforo:
  • Luz roja. Párate y reflexiona antes de actuar (no puedes controlar el inicio de la emoción, pero sí lo que viene después).
  • Luz amarilla. Piensa en todas tus posibles reacciones y en sus consecuencias.
  • Luz verde. Elige la mejor opción y ve a por ella.
Seguimos con la importancia de las emociones.
¿Sabes que uno de nuestros grandes problemas es no saber decir que NO?, ¿que esto viene provocado por una falta de valentía para defender nuestros valores?, ¿que desconocemos cuales son nuestras prioridades? y ¿que ser honestos nos lleva a un consumo de energía tremendo cuando no aprendemos a poner límites a los demás? ¿Hacia dónde nos lleva todo esto? Hacia un estado de ansiedad que en muchas ocasiones desemboca en depresión. Si queremos manejar realidades distintas, debemos definir y preservar lo que queremos para nuestra vida, para esto el manejo de nuestras emociones es básico. Desde la Inteligencia Emocional debemos colaborar con quienes nos ayuden a aprovechar el extraordinario potencial que llevamos dentro.

HACIA UN GRADO MÁS ELEVADO DE EVOLUCIÓN HUMANA:
Seamos facilitadores del desarrollo de la excelencia del ser humano.

Trabajemos sobre el concepto de INTELIGENCIA EMOCIONAL:
Es la capacidad y habilidad psicológica que implica la percepción, comprensión, control, modificación y uso de las emociones propias o ajenas.

La inteligencia emocional nos ayuda a percibir emociones, comprenderlas, manejarlas y regularlas, para encontrar su significado y también para permanecer más en estados de ánimo agradables y menos tiempo en los desagradables, por cumplir con éxito su función. Quiero recordar que una persona emocionalmente inteligente es aquella que es capaz de gestionar satisfactoriamente las emociones para lograr resultados positivos en sus relaciones, primero consigo mismo y después con los demás.

Hay dos formas de inteligencia emocional:
  1. La inteligencia interpersonal: es aquella que nos lleva a entender las emociones de los demás y a reaccionar según el estado anímico del otro.
  2. La inteligencia intrapersonal: nos permite entender nuestras emociones, ser capaces de tenerlas presentes a la hora de tomar decisiones y de regularlas dependiendo de la situación en la que nos encontremos.
Habilidades que tienen las personas con un nivel alto de Inteligencia Emocional:
  • Empatía. Para mí es una de las mayores habilidades, o la mayor, que tiene una persona potente en Inteligencia Emocional.
  • Capacidad de motivación y automotivación. Aquí hablamos tanto de la propia como la de los demás, es decir, tener la posibilidad de moverse a la acción para un objetivo e inspirar a que otros hagan lo mismo, para un objetivo común o un objetivo ajeno.
  • Liderazgo desde el manejo de nuestras emociones y alineamiento de las de los demás, estableciendo lazos emocionales en que crean equipos que solidariamente persiguen fines comunes más que grupos de personas que compiten entre sí.
Como estamos observando, la Inteligencia Emocional nos ayuda en uno de los principales motores de la evolución humana que son las relaciones sociales, de todo tipo: personales, familiares y laborales.

¿Qué utilidad tiene la Inteligencia Emocional?
  • La Inteligencia Emocional es fundamental en las organizaciones. Cuantas más personas tengas en tu entorno con un buen manejo de su inteligencia emocional, más van a facilitar tu labor dentro del equipo.
  • Le doy una importancia vital a la hora de educar y de formar, sobre todo hoy que las personas afrontamos casi diariamente a cambios importantes para nuestras vidas.
  • La inteligencia emocional es también destacable a la hora de utilizar nuestro lenguaje (cómo lo hacemos, dónde lo utilizamos y para qué lo utilizamos). Estoy hablando de lenguaje verbal, pero también paraverbal, gestual y corporal. Esto para un líder debería de ser una seña de identidad.
¿Qué aspectos son importantes dentro de la Inteligencia Emocional?
  • Autoconocimiento. Tenemos que ser conscientes de los sentimientos propios, intrapersonales.
  • Gestión emocional. Debemos ser capaces de controlar o gestionar mejor nuestras emociones para tener una buena relación con nuestro entorno y con nosotros mismos.
  • Automotivación. Tener iniciativa en optimismo para conseguir esa manera de movernos a lograr los éxitos y emprender acciones que nos acerquen a nuestros objetivos.
  • Empatía. Reconocer, comprender y escuchar las emociones de los demás.
  • Relaciones interpersonales unidas a las habilidades sociales.
CÓMO SE RECONOCE UNA PERSONA DE ALTA INTELIGENCIA EMOCIONAL:
  • Amplio vocabulario emocional. Utilizar un gran vocabulario a la hora de hablar lo que sentimos.
  • Curiosidad y disposición abierta por las personas que tienes a tu alrededor y para aprender continuamente.
  • Aceptar los cambios desde la flexibilidad. Sobre todo, flexibilidad mental.
  • Conocer nuestras debilidades y fortalezas. Indagar en uno mismo y comprobar cómo a veces las debilidades se vuelven fortalezas y éstas se vuelven debilidades en escenarios cambiantes.
  • Buen juicio sobre las personas, o predisposición a pensar bien de los demás, pues vemos lo que esperamos que aparezca y con una buena disposición a ver lo bueno en el otro es más fácil que esto ocurra.
  • No se ofenden de una manera fácil, son dueños de su equilibrio y tienen mucha seguridad en sí mismos.
  • Son capaces de separarse rápido de sus errores, aunque los tienen en cuenta para aprender y mejorar.
  • No guardan rencor, ni odio, pues esto les llevaría a poner energía en formas de interpretación de la realidad que les minan en sus actitudes de apertura y flexibilidad mental. Manejan realmente bien sus sentimientos positivos ante situaciones externas que podrían generar rechazo en otros.
  • Neutralizan a las personas tóxicas pues comprenden que hay comportamientos que no nos vienen bien, pero no por ello son identitarios de la persona, sino conductas habituales o no de personas con las que es más difícil crecer y desarrollarse en armonía.
  • No buscan la perfección de resultado, pero sí la mejor manera de acercarse en su camino a ella: hacen lo máximo posible en cada momento y situación, normalizando la conducta errada en uno mismo y en los demás.
  • Saben desconectar en los momentos precisos.
  • Saben de la importancia del descanso, de dormir las horas que son necesarias.
  • Lenguaje positivo: no se maltratan ni con acciones ni con palabras, manteniendo siempre un lenguaje interno adecuado, cordial y amoroso, pues el amor hacia los demás empieza por ofrecérnoslo a nosotros mismos.
  • No dejan que nadie les quite su alegría, una parte fundamental de nuestras vidas.
Reflexión:
Muchas veces hablamos de saber vivir desde el momento presente, estar con atención plena y funcionar desde la humildad. Esto hará que seamos capaces de reconocer nuestras emociones y sentimientos en el instante en el que aparecen; y que podamos hablar de ello con valentía, normalidad y honestidad.

Para esto debemos darnos tiempo, dejar que nuestra parte racional tome el mando, pero al servicio de la comprensión y conexión con la emocional, y que nuestra parte límbica o emocional se muestre agradecida, pero sin dejar de ser capaces de tomar las riendas de todo lo que pase a nuestro alrededor.

Como entrenarnos para ser una persona con Inteligencia Emocional
¿Qué ocurre para que muchas veces, queriendo volar como un águila, nos arrastremos como un pavo? Se necesita valentía para ser un águila. Todos podemos volar, aunque quizás lo hemos olvidado.

En un cruce de caminos, no te pares. Inicia tu camino porque, antes o después, encontrarás el sendero que buscas, o quizás incluso, lo crees al tiempo que lo recorres, pues, como dicen, “no hay camino, sino que se hace el camino al andar”. Lo importante es ponerse en marcha de forma consciente.
No dejes que el miedo te pare, aunque pueden ser útiles periodos de reflexión, nunca te pares durante mucho tiempo.

Hay veces que delante de ti ves una montaña enorme, pero con el paso del tiempo puedes hacer que se convierta en una colina, especialmente si te dedicas a lo que toca en cada momento, en cada aquí y ahora, y no te dejas impresionar por un conjunto que no sabes si va a resultar ser como anticipa tu mente. Ocúpate de tu ahora, y deja de pre-ocuparte de la historia ficticia que imagina tu mente.

Recuerda que no debes quedarte en una sola perspectiva, cambia de posición para ver todos los ángulos posibles, cambia de perspectiva e incluso cambia de observador:
  • ¿Qué tipo de observador estás siendo de tu vida?
  • ¿Cómo lo vería un observador optimista, proactivo, eficiente y muy centrado y atento a disfrutar todo lo que la vida le regala?
  • ¿Qué te impide ser ese observador ACTIVO en tu vida?
CONSTRUYE TU REALIDAD FUTURA DESDE LA PROACTIVIDAD EMOCIONAL AHORA:
Una inteligencia emocional fuerte te lleva a crear tu propia iniciativa (proactividad), esta iniciativa es la que creará tu futuro, pero recuerda vivirlo en cada ahora.

Puedes divertirte en construir una ficción mental de lo que quieres que ocurra en tu futuro, y eso te ayudará a mantener el foco en lo que te dices que es importante para ti, pero recuerda des-apegarte de los resultados, porque, en verdad, nunca sabemos lo que nos toca vivir. Como diría la madre de Forrest Gump: “La vida es como una caja de bombones: nunca sabes lo que te va a tocar”.

Vívelo lo mejor posible, recibe la vida como si no supieras qué es bueno para ti, pero confiaras en que lo que te ocurre es justo lo que mejor te viene, lo sepas o no. ¿Cuántas veces la vida te dio lo mejor para ti, sin tú siquiera darte cuenta hasta que pasó el tiempo suficiente para tu consciencia? Con esta iniciativa serás uno más en esta sociedad que será proactivo en lograrse su armonía y ser al tiempo un facilitador en la búsqueda de estabilidad y serenidad en los demás.

¿Imaginas ese mundo? Sé ciudadano de un mundo inocente, feliz y amable de todos con todos: eso es ser inteligente emocional y racionalmente. Lo que es bueno para ti, resulta ser lo mejor para los demás, entonces. En relaciones del tipo win-win (ganar-ganar), todo el mundo gana.
Una persona potente en su Inteligencia Emocional es capaz de crear cosas increíbles uniendo pensamiento y emoción.

Abre tu mochila, repasa detenidamente qué llevas dentro y afróntalo desde la confianza en ti mismo. Si ves alguna de estas cosas sácalas, transfórmalas y sigue tu camino:
  • Creencias limitantes (dale una versión empoderante).
  • Apegos innecesarios (desapégate de ellos y verifica tu independencia).
  • Miedos paralizantes (afróntalos y verás que desaparecen).
Cuando decides abrir tu mente (o más bien, ¡observarla! y saberte distinto a ella) y bucear en un mundo como éste, te das cuenta de la importancia que tiene ser una persona top en Inteligencia Emocional.
Te dejo dos aspectos que pasan a ser primordiales en tu día a día:
  • El respeto. La habilidad que tiene una persona para comprender antes de ser comprendido se llama consideración. Porque el que el otro no me comprenda, no impide que yo pueda comprender su limitación y no por ella hacerla también mía.
  • Servicio hacia los demás. Consiste en hacer más fácil y confortable la vida a las personas que te rodean. Dicen los que saben que la mejor manera de garantizarte algo a ti es buscar crearlo para los demás: el Universo hará el resto.
Feliz vida, feliz búsqueda interior, feliz encuentro con la realidad. Conoce tus emociones y hazte un experto en cómo te sientes y cómo percibes el mundo, para después re-crearlo más amable, cordial y flexible, aceptarlo con gratitud y servir de plataforma para que otros hagan lo mismo en sus vidas. Por un mundo mejor en el que sentir signifique compartir y disfrutar la vida en común unión con los demás.


 
Si deseas formarte como COACH para ser un facilitador del cambio que otras personas necesitan en sus vidas:
asturias@escuelaeuropeadelideres.com

SI deseas recibir SESIONES GRATIS por coaches en formación:
dcalvo@escuelaeuropeadelideres.com

Si deseas recibir ayuda en tu situación de vida complicada (afrontamiento, duelo, gestión emocional, gestión del tiempo...): ​
dhousev@gmail.com (666 908 999).



Autores:
  1. Arturo Martínez Noval.
    • Director de Be You Be Different.
    • Coach certificado desde EEL Asturias (2012).
    • Máster en neuropsicología por la U.Nebrija.
    • Titulado en Inteligencia Emocional, PNL, mentoring y mindfulness.
    • Futbolista 1ª División 88-95, entrenador y formador de la mentalidad en equipos deportivos profesionales, semiprofesionales y de base.
    • COACH DEL REAL SPORTING DE GIJÓN DURANTE LOS ÚLTIMOS 2 AÑOS
  2. Dr. David Calvo Temprano (Director EEL Asturias, Coach de Salud & Practitioner PNL; Profesor Universidad Oviedo)

Compartir en:
INTELIGENCIA EMOCIONALCOACHINGEMOCIONESACEPTACIÓN